EXPLAYANDOSE.......
Por una expansion de la conciencia.


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [105] Sindicar categoría
Advertencia legal. [1] Sindicar categoría
Antiguos astronautas,vida extraterrestre en el pasado. [18] Sindicar categoría
Astrologia. [1] Sindicar categoría
Audios,podcasts [12] Sindicar categoría
Autoayuda. [9] Sindicar categoría
Ayudas [27] Sindicar categoría
Barbaries de las religiones. [1] Sindicar categoría
Ciencia [245] Sindicar categoría
Conspiracion. [195] Sindicar categoría
Crecimiento personal. [20] Sindicar categoría
Curiosidades. [1] Sindicar categoría
Cursos. [4] Sindicar categoría
Definiciones. [8] Sindicar categoría
E.F.T. [5] Sindicar categoría
Ecologia,cambio climatico... [43] Sindicar categoría
Energias planetgarias,mes mes.: [9] Sindicar categoría
Enigmas. [46] Sindicar categoría
Entrevistas. [28] Sindicar categoría
Espiritualidad [27] Sindicar categoría
Fisica cuantica [11] Sindicar categoría
INDIOS HOPI [5] Sindicar categoría
KABALAH [29] Sindicar categoría
Las 7 grandes leyes mentales. [1] Sindicar categoría
Ley de atraccion. [20] Sindicar categoría
Libros [69] Sindicar categoría
Los 7 principios universales. [7] Sindicar categoría
Luna. [6] Sindicar categoría
Metafisica. [7] Sindicar categoría
Minerales,gemas,piedras... [1] Sindicar categoría
Numerologia [2] Sindicar categoría
O.V.N.I.s [120] Sindicar categoría
Origenes,historia: [27] Sindicar categoría
Otros [82] Sindicar categoría
Profecias. [13] Sindicar categoría
Reiki. [21] Sindicar categoría
Salud. [103] Sindicar categoría
Sociedades secretas. [14] Sindicar categoría
Sueños [8] Sindicar categoría
Tierra hueca [2] Sindicar categoría
Videos [147] Sindicar categoría
Videos relax. [6] Sindicar categoría

Archivo
Julio 2009 [10]
Junio 2009 [98]
Mayo 2009 [95]
Abril 2009 [126]
Marzo 2009 [140]
Febrero 2009 [77]
Enero 2009 [57]
Diciembre 2008 [39]
Noviembre 2008 [71]
Octubre 2008 [75]
Septiembre 2008 [60]
Agosto 2008 [35]
Julio 2008 [26]
Junio 2008 [32]
Mayo 2008 [41]
Abril 2008 [57]
Marzo 2008 [72]
Febrero 2008 [30]
Enero 2008 [91]
Diciembre 2007 [88]
Noviembre 2007 [86]
Octubre 2007 [72]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


4 de Abril, 2008


LA LEY DEL KARMA

        

  17.-   Ley de causa y efecto.- Ley fundamental hermética que nos relaciona aquellos síntomas y consecuencias de la vida con causas precisas que las establecen. Todo tiene su causa, todo su correspondencia. Esto es como decir que no existe la casualidad, ya que cualquier acontecimiento viene condicionado por un móvil específico que la mayor parte de las veces nuestra mente lógica y lineal no entiende ni precisa.

También se la denomina Ley de acción y reacción, ya que a toda acción le corresponde una consecuencia natural que deriva de la misma energía que produce. Cada acto libera una concreta energía, lo que producirá en el espacio-tiempo una correspondencia puntual. A todo síntoma en la vida, a una herida, a un dolor, a una enfermedad, a cualquier situación por la que pasamos, le corresponde una causa donde se apoya; en consecuencia, la causa es el origen desde donde se manifiesta cualquier efecto físico.

         Podríamos decir que una experiencia concreta emite una vibración que impresiona al campo vital, esta vibración repercute en el campo astral, afectando a nuestra alma y, por ende, al inconsciente, de ahí derivará hacia el campo mental creando un diseño electromagnético en lo que llamamos la psiquis, para finalmente producir una huella en el mundo de las causas. El ordenador causal, por decir así, deriva una correspondencia precisa de esa experiencia, afectando al campo mental, al campo astral, repercutiendo en consecuencias concretas en nuestro campo vital, para llegar a manifestarse, por último, en lo físico.

         Según esta Ley todo lo que sucede en el universo tiene un sentido cósmico, ya que cada entidad espiritual está sostenida por las previas condiciones que dan origen a su creación y a aquello que lo ha de conectar con su mundo. Esta cuestión debe ser comprendida desde el punto de vista constelar, desde la formación de soles y planetas, desde la realidad de un país, la formación de una civilización, una raza o bien las causas que determinan que una familia o grupo social estén compuestos por determinadas almas.

El mundo de las Causas se establece para ordenar todas las experiencias, para fijar, como si de una gran computadora se tratara, todas las posibles conexiones de la energía activa, produciendo significativos efectos y correlaciones. En la medida en que un ser humano, gracias a su discernimiento, es capaz de conectarse mentalmente con el mundo de las causas, puede prevenir o anticiparse a los acontecimientos que vive. Quiere decirse que hay hombre causales que llegan a desarrollar esa visión profunda de lo que acontece o es susceptible de acontecer. De esta manera la conciencia permite al alma humana trascender lo temporal, la ilusión mediante la cual nos parece que los acontecimientos suceden de forma lineal, dándonos una visión integral de la vida en donde las correspondencias se plasman.

No obstante, hay personas que ya reciben esta información de forma intuitiva, sin que previamente se haya dado en ellos un desarrollo espiritual. Estas personas, evidente-mente sensitivas, pueden captar desde el mundo causal acontecimientos pasados como futuros, caso de personas que reciben, de alguna manera, información de una catástrofe que va a suceder. Por ejemplo el caso de Calpurnia, la esposa de Julio César, cuando soñó días antes cómo se iba a producir la muerte de su marido; el caso de la profecía que indicaba cómo el príncipe griego Atis moriría de una flecha en plena juventud, vaticinio que obligó a su padre Creso a proteger al niño desde muy tierna edad, sin resultado alguno; el mensaje profético que tuvo una vidente del hundimiento del Titanic días antes de que el barco zarpara, reportaje que hizo que algunos pasajeros anularan su billete, salvándose así de la tragedia; o bien de cómo Abraham Lincon soñó con las particularidades del asesino que más tarde le daría muerte.

Karma se entiende como la serie de correspondencias que ha de vivir el alma, tanto se refiera a efectos negativos como a positivos. Karma es una palabra sánscrita que nos viene a indicar el flujo de deudas y beneficios, de situaciones penosas y limitaciones, como de efectos eficaces que, gracias a una previa disposición, nos hemos creado. Así la Rueda de la Vida genera constantemente penalidades e infortunios, como el mejor lenitivo que utiliza la Ley Divina para que lleguemos a superar aquellos aspectos que niegan la manifestación de nuestra alma.

         Según esta Ley, el karma promoverá para el ser humano situaciones precisas, límites como beneficios que derivan hacia la vida según previamente hayamos manifestado nuestra actitud. La energía que acompaña a cualquier intención impacta en el mundo causal, estableciendo huellas energéticas que con posterioridad se señalarán en la existencia. Así el que seamos feos o guapos, el que hayamos nacido en una familia pobre o adinerada, estemos integrados en una cultura, raza o situación social, el que padezcamos una enfermedad concreta… etc, no sucede por azar, sino que sucede como consecuencia natural de la vibración que previamente nuestro Ser ha diseñado en los planos superiores de la conciencia.

Este proceso que de forma suscinta hemos señalado tendrá que ver tanto con las circunstancias positivas como con las negativas, ya que es simple energía la que procede y diseña nuestra realidad. La energía alterna, confusa, impresionable, inarmónica… etc, creará efectos negativos, mientras que si la experiencia está impregnada de positividad creará efectos útiles y positivos. La resistencia de la mente humana a no sufrir, a no experimentar condiciones o situaciones que amenacen al Yo, se convertirá en una trampa energética que originará más y más condiciones. Es por ello que cuando un individuo fluye adecuadamente afecta positivamente a su karma, mientras que cuando se resite crea más condición.

         El alma, al encontrarse enclaustrada por las formalidades que el «Ego» dispone en la emoción y en la psiquis, requiere continuamente de esta medicina causal a la que llamamos karma, para que el plan evolutivo pueda seguir su curso. No obstante, la compensación del fruto que somos capaces de promover con la actitud favorece múltiples beneficios, bien se haga de forma consciente como inconsciente. Gracias a esta visión amplia de la realidad podremos comprender que en la Rueda de la Vida somos retribuidos adecuadamente, a veces a través de experiencias que se encuentran muy al margen de lo que nuestra mente concreta puede interpretar como apropiado y deseable.

En relación a esto, el tener muchos bienes personales no tiene que ser considerado precisamente como un beneficio, si condiciona radicalmente nuestra personalidad o desarrolla en extremo la ambición; como, de igual manera, el hecho de padecer una prueba de austeridad puede llegar a ser muy beneficioso para nuestro desarrollo personal, puesto que instruye en el desapego y nos ayuda a sentirnos más fortalecidos y autónomos.

Esta Ley justa y retributiva permite no tan sólo comprender lo que anteriormente no comprendimos, sino que, además, acerca al individuo la compasión como un aspecto fundamental en el desarrollo consciente, ya que mediante ella llegamos a entender que cuando herimos a alguien, cuando de alguna manera volcamos nuestra inconsciencia en lo ajeno, se produce un efecto de compensación que a nosotros mismos no daña, sufriendo las molestas consecuencias de la acción.

La mente dual asocia automáticamente sus propios valores, el sentido de lo bueno y lo malo según es educada en las condiciones que afectan al Yo. Esto nos convierte en seres tremendamente subjetivos, intérpretes de las experiencias que vivimos según la serie de consideraciones sociales y personales que hallamos asociado a la psiquis. En cambio, el mundo de las causas distribuye las condiciones formales por las que pasamos sin tener en cuenta nuestra arbitrariedad. Él nos influye desde una perspectiva que sólo podremos entender cuando aprendemos a prescindir de la indumentaria «egoica» que nos envuelve, comprendiendo así el móvil causal que determina precisos efectos.

         La exacta matemática del universo no dispensa nada al azar, ni en manos de una casualidad arbitraria y caprichosa que nos lleve a sufrir gracias a un determinismo cósmico que muchas mentes agnósticas ni siquiera necesitan explicarse. Así que a nuestro mundo —como a cada uno de los seres que lo habitan— lo mueven exactas tensiones que favorecen su devenir, por mucho que a través de la mente lógica no lleguemos a encontrar satisfactorias deducciones.

         El iniciado asume la Ley de correspondencias a la que se ve sujeta su existencia cuando alcanza la equilibrada perspectiva que le hace entender que en el mundo estimulante donde vive todo es relativo; y que, en cualquier caso, todo acontecimiento es una proposición para que él pueda activar la conciencia y liberarse de los añadidos energéticos que carga su personalidad. Asimismo, entenderemos que el karma se manifiesta para el alma humana de forma muy diferente a como lo hace para el alma espiritual o divina. Cuando esta Ley se ha de aplicar a los grandes maestros, a los seres espirituales que habitan dimensiones no físicas, se denomina Ley de la Katancia, un aspecto de correspondencias especiales que requerirá, por decir así, la corresponsabilidad del mundo en el que se evoluciona.

Si bien existen unas correspondencias continuas para el alma humana trazadas por esta Ley, a veces la inconsciencia del hombre se empeña en crearse una condición sin que estuviera dispuesta según concordancias previas de su actitud. Así el estado de dormidez del individuo origina accidentes y limites, haciendo que nuestra acción compulsiva y pasional reproduzca nuevos efectos contradictorios.

(Extracto del libro «LA BALANZA DORADA» ESTUDIO DE LAS 48 LEYES QUE NOS GOBIERNAN, editado por nuestro Departamento Editorial. Para más información, ver publicaciones en nuestra Web: www.cepaluz.com)

  

NOTA 111.-    EL KARMA DE LA INACCIÓN

¿Habían oído hablar antes sobre el karma de la inacción? Ustedes piensan que el karma sólo puede generarse como consecuencia de sus acciones, mas no es así.

Imaginen que alguien se dirige a ustedes en busca de ayuda y ustedes no desean dársela. ¿Crearían karma en ese caso, teniendo en cuenta que ustedes no habrían hecho nada? ¿No harían algún esfuerzo para ayudar a la persona que acude a ustedes?

Mucha gente en la Tierra crea karma justamente por no realizar ninguna acción en el momento en que hay que actuar. La Ley Divina estipula que ustedes crean consecuencias nefastas incluso en aquellos casos en que no realizan acción alguna.

El ser humano llega al mundo con el fin de acumular experiencias y actuar. Por lo tanto, al desviarse de una acción, generan karma. Recuerden que el karma es la Ley de las correspondencias que deriva hacia la vida del mundo causal, energía canalizada con conciencia o erróneamente cuando realizamos actividades incorrectas. Si ustedes usan la Energía Divina que fluye en su campo anímico en conformidad con la Ley Divina, entonces generan adecuadas correspondencias. Si usan incorrectamente la Energía Divina, ésta se acumula en sus cuerpos inferiores en forma de energía negativa. Esta energía, en conformidad con la Ley Divina, les atrae esas situaciones con las que necesitan lidiar una y otra vez con experiencias incómodas, con el fin de aprender una lección, tomar las decisiones correctas para así poder sanar su alma.

Por ejemplo, en el caso de albergar algún tipo de envidia y difamar o calumniar, crean karma negativo. Y ese karma regresará a ustedes a través de situaciones en las que se verán expuestos exactamente a las mismas acciones. Entonces, podrán ser objeto de envidias, insultos o lenguas venenosas.  

A fin de saldar nuestro karma negativo, conviene enfrentar dichas situaciones con humildad y conciencia, sin juzgar a sus agresores y perdonando cuantas veces sea necesario a quienes les ocasionen daño.

Esa es la razón por la cual decía Jesús que se debe perdonar «hasta siete veces setenta». Ustedes nunca saben cuántas veces en vidas anteriores han insultado a la gente y se han visto comprometidos en acciones indecorosas.

Pero volvamos a nuestro punto sobre el karma de la inactividad. Por ejemplo, una persona se dirige a ustedes en busca de ayuda y ustedes se niegan a ofrecérsela. Estarían creando consecuencias negativas por ello, teniendo en cuenta que ustedes no estarían haciendo uso de la energía divina que se les brinda a través de su realidad personal para obrar. Simplemente no hacen nada. Esta situación no es tan simple como parece. Que ustedes creen karma negativo o no depende de muchas circunstancias.

Cuando el individuo logra un cierto nivel espiritual, se encuentra obligado no sólo a su propia auto-observación, sino también a ayudar a otros a escapar de situaciones en las cuales puedan crear condiciones nefastas para la vida.

Ustedes deberán ayudar siempre a la gente que acuda a ustedes en busca de ayuda. Los sentimientos y motivos que les conducen a tomar una decisión hacen que ustedes creen karma constantemente. Por ejemplo, si sus intenciones son las de darle una lección a esa persona que viene en busca de vuestra ayuda, o se complacen por el hecho que alguien venga a humillarse ante ustedes, o simplemente, son demasiado perezosos para ofrecer esta ayuda o la avaricia los domina… cada uno de estos motivos son la verdadera razón de su negación a ayudar. Son cualidades no-divinas y ustedes crean dolor y confusión al fomentarlas.

Por lo tanto, antes de rechazar a una persona que les haya solicitado ayuda, consideren siempre y cuidadosamente todos los «pros» y todos los «contras».

La riqueza y cualidades son dados como una oportunidad de liberar karma. Por lo tanto, una persona a quien se le haya otorgado una enorme riqueza o capacidades personales para que pueda liberarse de su karma, tendrá que analizar muy concienzudamente lo que puede hacer con dicha riqueza con el fin de ayudar a los demás y cooperar con el proceso de su evolución.

(Nota basada en un artículo recibido vía Internet) www.cepaluz.com

www.cepaluz.com

          

También se la denomina Ley de acción y reacción, ya que a toda acción le corresponde una consecuencia natural que deriva de la misma energía que produce. Cada acto libera una concreta energía, lo que producirá en el espacio-tiempo una correspondencia puntual. A todo síntoma en la vida, a una herida, a un dolor, a una enfermedad, a cualquier situación por la que pasamos, le corresponde una causa donde se apoya; en consecuencia, la causa es el origen desde donde se manifiesta cualquier efecto físico.

         Podríamos decir que una experiencia concreta emite una vibración que impresiona al campo vital, esta vibración repercute en el campo astral, afectando a nuestra alma y, por ende, al inconsciente, de ahí derivará hacia el campo mental creando un diseño electromagnético en lo que llamamos la psiquis, para finalmente producir una huella en el mundo de las causas. El ordenador causal, por decir así, deriva una correspondencia precisa de esa experiencia, afectando al campo mental, al campo astral, repercutiendo en consecuencias concretas en nuestro campo vital, para llegar a manifestarse, por último, en lo físico.

         Según esta Ley todo lo que sucede en el universo tiene un sentido cósmico, ya que cada entidad espiritual está sostenida por las previas condiciones que dan origen a su creación y a aquello que lo ha de conectar con su mundo. Esta cuestión debe ser comprendida desde el punto de vista constelar, desde la formación de soles y planetas, desde la realidad de un país, la formación de una civilización, una raza o bien las causas que determinan que una familia o grupo social estén compuestos por determinadas almas.

El mundo de las Causas se establece para ordenar todas las experiencias, para fijar, como si de una gran computadora se tratara, todas las posibles conexiones de la energía activa, produciendo significativos efectos y correlaciones. En la medida en que un ser humano, gracias a su discernimiento, es capaz de conectarse mentalmente con el mundo de las causas, puede prevenir o anticiparse a los acontecimientos que vive. Quiere decirse que hay hombre causales que llegan a desarrollar esa visión profunda de lo que acontece o es susceptible de acontecer. De esta manera la conciencia permite al alma humana trascender lo temporal, la ilusión mediante la cual nos parece que los acontecimientos suceden de forma lineal, dándonos una visión integral de la vida en donde las correspondencias se plasman.

No obstante, hay personas que ya reciben esta información de forma intuitiva, sin que previamente se haya dado en ellos un desarrollo espiritual. Estas personas, evidente-mente sensitivas, pueden captar desde el mundo causal acontecimientos pasados como futuros, caso de personas que reciben, de alguna manera, información de una catástrofe que va a suceder. Por ejemplo el caso de Calpurnia, la esposa de Julio César, cuando soñó días antes cómo se iba a producir la muerte de su marido; el caso de la profecía que indicaba cómo el príncipe griego Atis moriría de una flecha en plena juventud, vaticinio que obligó a su padre Creso a proteger al niño desde muy tierna edad, sin resultado alguno; el mensaje profético que tuvo una vidente del hundimiento del Titanic días antes de que el barco zarpara, reportaje que hizo que algunos pasajeros anularan su billete, salvándose así de la tragedia; o bien de cómo Abraham Lincon soñó con las particularidades del asesino que más tarde le daría muerte.

Karma se entiende como la serie de correspondencias que ha de vivir el alma, tanto se refiera a efectos negativos como a positivos. Karma es una palabra sánscrita que nos viene a indicar el flujo de deudas y beneficios, de situaciones penosas y limitaciones, como de efectos eficaces que, gracias a una previa disposición, nos hemos creado. Así la Rueda de la Vida genera constantemente penalidades e infortunios, como el mejor lenitivo que utiliza la Ley Divina para que lleguemos a superar aquellos aspectos que niegan la manifestación de nuestra alma.

         Según esta Ley, el karma promoverá para el ser humano situaciones precisas, límites como beneficios que derivan hacia la vida según previamente hayamos manifestado nuestra actitud. La energía que acompaña a cualquier intención impacta en el mundo causal, estableciendo huellas energéticas que con posterioridad se señalarán en la existencia. Así el que seamos feos o guapos, el que hayamos nacido en una familia pobre o adinerada, estemos integrados en una cultura, raza o situación social, el que padezcamos una enfermedad concreta… etc, no sucede por azar, sino que sucede como consecuencia natural de la vibración que previamente nuestro Ser ha diseñado en los planos superiores de la conciencia.

Este proceso que de forma suscinta hemos señalado tendrá que ver tanto con las circunstancias positivas como con las negativas, ya que es simple energía la que procede y diseña nuestra realidad. La energía alterna, confusa, impresionable, inarmónica… etc, creará efectos negativos, mientras que si la experiencia está impregnada de positividad creará efectos útiles y positivos. La resistencia de la mente humana a no sufrir, a no experimentar condiciones o situaciones que amenacen al Yo, se convertirá en una trampa energética que originará más y más condiciones. Es por ello que cuando un individuo fluye adecuadamente afecta positivamente a su karma, mientras que cuando se resite crea más condición.

         El alma, al encontrarse enclaustrada por las formalidades que el «Ego» dispone en la emoción y en la psiquis, requiere continuamente de esta medicina causal a la que llamamos karma, para que el plan evolutivo pueda seguir su curso. No obstante, la compensación del fruto que somos capaces de promover con la actitud favorece múltiples beneficios, bien se haga de forma consciente como inconsciente. Gracias a esta visión amplia de la realidad podremos comprender que en la Rueda de la Vida somos retribuidos adecuadamente, a veces a través de experiencias que se encuentran muy al margen de lo que nuestra mente concreta puede interpretar como apropiado y deseable.

En relación a esto, el tener muchos bienes personales no tiene que ser considerado precisamente como un beneficio, si condiciona radicalmente nuestra personalidad o desarrolla en extremo la ambición; como, de igual manera, el hecho de padecer una prueba de austeridad puede llegar a ser muy beneficioso para nuestro desarrollo personal, puesto que instruye en el desapego y nos ayuda a sentirnos más fortalecidos y autónomos.

Esta Ley justa y retributiva permite no tan sólo comprender lo que anteriormente no comprendimos, sino que, además, acerca al individuo la compasión como un aspecto fundamental en el desarrollo consciente, ya que mediante ella llegamos a entender que cuando herimos a alguien, cuando de alguna manera volcamos nuestra inconsciencia en lo ajeno, se produce un efecto de compensación que a nosotros mismos no daña, sufriendo las molestas consecuencias de la acción.

La mente dual asocia automáticamente sus propios valores, el sentido de lo bueno y lo malo según es educada en las condiciones que afectan al Yo. Esto nos convierte en seres tremendamente subjetivos, intérpretes de las experiencias que vivimos según la serie de consideraciones sociales y personales que hallamos asociado a la psiquis. En cambio, el mundo de las causas distribuye las condiciones formales por las que pasamos sin tener en cuenta nuestra arbitrariedad. Él nos influye desde una perspectiva que sólo podremos entender cuando aprendemos a prescindir de la indumentaria «egoica» que nos envuelve, comprendiendo así el móvil causal que determina precisos efectos.

         La exacta matemática del universo no dispensa nada al azar, ni en manos de una casualidad arbitraria y caprichosa que nos lleve a sufrir gracias a un determinismo cósmico que muchas mentes agnósticas ni siquiera necesitan explicarse. Así que a nuestro mundo —como a cada uno de los seres que lo habitan— lo mueven exactas tensiones que favorecen su devenir, por mucho que a través de la mente lógica no lleguemos a encontrar satisfactorias deducciones.

         El iniciado asume la Ley de correspondencias a la que se ve sujeta su existencia cuando alcanza la equilibrada perspectiva que le hace entender que en el mundo estimulante donde vive todo es relativo; y que, en cualquier caso, todo acontecimiento es una proposición para que él pueda activar la conciencia y liberarse de los añadidos energéticos que carga su personalidad. Asimismo, entenderemos que el karma se manifiesta para el alma humana de forma muy diferente a como lo hace para el alma espiritual o divina. Cuando esta Ley se ha de aplicar a los grandes maestros, a los seres espirituales que habitan dimensiones no físicas, se denomina Ley de la Katancia, un aspecto de correspondencias especiales que requerirá, por decir así, la corresponsabilidad del mundo en el que se evoluciona.

Si bien existen unas correspondencias continuas para el alma humana trazadas por esta Ley, a veces la inconsciencia del hombre se empeña en crearse una condición sin que estuviera dispuesta según concordancias previas de su actitud. Así el estado de dormidez del individuo origina accidentes y limites, haciendo que nuestra acción compulsiva y pasional reproduzca nuevos efectos contradictorios.

(Extracto del libro «LA BALANZA DORADA» ESTUDIO DE LAS 48 LEYES QUE NOS GOBIERNAN, editado por nuestro Departamento Editorial. Para más información, ver publicaciones en nuestra Web: www.cepaluz.com)

  

NOTA 111.-    EL KARMA DE LA INACCIÓN

¿Habían oído hablar antes sobre el karma de la inacción? Ustedes piensan que el karma sólo puede generarse como consecuencia de sus acciones, mas no es así.

Imaginen que alguien se dirige a ustedes en busca de ayuda y ustedes no desean dársela. ¿Crearían karma en ese caso, teniendo en cuenta que ustedes no habrían hecho nada? ¿No harían algún esfuerzo para ayudar a la persona que acude a ustedes?

Mucha gente en la Tierra crea karma justamente por no realizar ninguna acción en el momento en que hay que actuar. La Ley Divina estipula que ustedes crean consecuencias nefastas incluso en aquellos casos en que no realizan acción alguna.

El ser humano llega al mundo con el fin de acumular experiencias y actuar. Por lo tanto, al desviarse de una acción, generan karma. Recuerden que el karma es la Ley de las correspondencias que deriva hacia la vida del mundo causal, energía canalizada con conciencia o erróneamente cuando realizamos actividades incorrectas. Si ustedes usan la Energía Divina que fluye en su campo anímico en conformidad con la Ley Divina, entonces generan adecuadas correspondencias. Si usan incorrectamente la Energía Divina, ésta se acumula en sus cuerpos inferiores en forma de energía negativa. Esta energía, en conformidad con la Ley Divina, les atrae esas situaciones con las que necesitan lidiar una y otra vez con experiencias incómodas, con el fin de aprender una lección, tomar las decisiones correctas para así poder sanar su alma.

Por ejemplo, en el caso de albergar algún tipo de envidia y difamar o calumniar, crean karma negativo. Y ese karma regresará a ustedes a través de situaciones en las que se verán expuestos exactamente a las mismas acciones. Entonces, podrán ser objeto de envidias, insultos o lenguas venenosas.  

A fin de saldar nuestro karma negativo, conviene enfrentar dichas situaciones con humildad y conciencia, sin juzgar a sus agresores y perdonando cuantas veces sea necesario a quienes les ocasionen daño.

Esa es la razón por la cual decía Jesús que se debe perdonar «hasta siete veces setenta». Ustedes nunca saben cuántas veces en vidas anteriores han insultado a la gente y se han visto comprometidos en acciones indecorosas.

Pero volvamos a nuestro punto sobre el karma de la inactividad. Por ejemplo, una persona se dirige a ustedes en busca de ayuda y ustedes se niegan a ofrecérsela. Estarían creando consecuencias negativas por ello, teniendo en cuenta que ustedes no estarían haciendo uso de la energía divina que se les brinda a través de su realidad personal para obrar. Simplemente no hacen nada. Esta situación no es tan simple como parece. Que ustedes creen karma negativo o no depende de muchas circunstancias.

Cuando el individuo logra un cierto nivel espiritual, se encuentra obligado no sólo a su propia auto-observación, sino también a ayudar a otros a escapar de situaciones en las cuales puedan crear condiciones nefastas para la vida.

Ustedes deberán ayudar siempre a la gente que acuda a ustedes en busca de ayuda. Los sentimientos y motivos que les conducen a tomar una decisión hacen que ustedes creen karma constantemente. Por ejemplo, si sus intenciones son las de darle una lección a esa persona que viene en busca de vuestra ayuda, o se complacen por el hecho que alguien venga a humillarse ante ustedes, o simplemente, son demasiado perezosos para ofrecer esta ayuda o la avaricia los domina… cada uno de estos motivos son la verdadera razón de su negación a ayudar. Son cualidades no-divinas y ustedes crean dolor y confusión al fomentarlas.

Por lo tanto, antes de rechazar a una persona que les haya solicitado ayuda, consideren siempre y cuidadosamente todos los «pros» y todos los «contras».

La riqueza y cualidades son dados como una oportunidad de liberar karma. Por lo tanto, una persona a quien se le haya otorgado una enorme riqueza o capacidades personales para que pueda liberarse de su karma, tendrá que analizar muy concienzudamente lo que puede hacer con dicha riqueza con el fin de ayudar a los demás y cooperar con el proceso de su evolución.

(Nota basada en un artículo recibido vía Internet) www.cepaluz.com

          


  17.-   Ley de causa y efecto.- Ley fundamental hermética que nos relaciona aquellos síntomas y consecuencias de la vida con causas precisas que las establecen. Todo tiene su causa, todo su correspondencia. Esto es como decir que no existe la casualidad, ya que cualquier acontecimiento viene condicionado por un móvil específico que la mayor parte de las veces nuestra mente lógica y lineal no entiende ni precisa.

También se la denomina Ley de acción y reacción, ya que a toda acción le corresponde una consecuencia natural que deriva de la misma energía que produce. Cada acto libera una concreta energía, lo que producirá en el espacio-tiempo una correspondencia puntual. A todo síntoma en la vida, a una herida, a un dolor, a una enfermedad, a cualquier situación por la que pasamos, le corresponde una causa donde se apoya; en consecuencia, la causa es el origen desde donde se manifiesta cualquier efecto físico.

         Podríamos decir que una experiencia concreta emite una vibración que impresiona al campo vital, esta vibración repercute en el campo astral, afectando a nuestra alma y, por ende, al inconsciente, de ahí derivará hacia el campo mental creando un diseño electromagnético en lo que llamamos la psiquis, para finalmente producir una huella en el mundo de las causas. El ordenador causal, por decir así, deriva una correspondencia precisa de esa experiencia, afectando al campo mental, al campo astral, repercutiendo en consecuencias concretas en nuestro campo vital, para llegar a manifestarse, por último, en lo físico.

         Según esta Ley todo lo que sucede en el universo tiene un sentido cósmico, ya que cada entidad espiritual está sostenida por las previas condiciones que dan origen a su creación y a aquello que lo ha de conectar con su mundo. Esta cuestión debe ser comprendida desde el punto de vista constelar, desde la formación de soles y planetas, desde la realidad de un país, la formación de una civilización, una raza o bien las causas que determinan que una familia o grupo social estén compuestos por determinadas almas.

El mundo de las Causas se establece para ordenar todas las experiencias, para fijar, como si de una gran computadora se tratara, todas las posibles conexiones de la energía activa, produciendo significativos efectos y correlaciones. En la medida en que un ser humano, gracias a su discernimiento, es capaz de conectarse mentalmente con el mundo de las causas, puede prevenir o anticiparse a los acontecimientos que vive. Quiere decirse que hay hombre causales que llegan a desarrollar esa visión profunda de lo que acontece o es susceptible de acontecer. De esta manera la conciencia permite al alma humana trascender lo temporal, la ilusión mediante la cual nos parece que los acontecimientos suceden de forma lineal, dándonos una visión integral de la vida en donde las correspondencias se plasman.

No obstante, hay personas que ya reciben esta información de forma intuitiva, sin que previamente se haya dado en ellos un desarrollo espiritual. Estas personas, evidente-mente sensitivas, pueden captar desde el mundo causal acontecimientos pasados como futuros, caso de personas que reciben, de alguna manera, información de una catástrofe que va a suceder. Por ejemplo el caso de Calpurnia, la esposa de Julio César, cuando soñó días antes cómo se iba a producir la muerte de su marido; el caso de la profecía que indicaba cómo el príncipe griego Atis moriría de una flecha en plena juventud, vaticinio que obligó a su padre Creso a proteger al niño desde muy tierna edad, sin resultado alguno; el mensaje profético que tuvo una vidente del hundimiento del Titanic días antes de que el barco zarpara, reportaje que hizo que algunos pasajeros anularan su billete, salvándose así de la tragedia; o bien de cómo Abraham Lincon soñó con las particularidades del asesino que más tarde le daría muerte.

Karma se entiende como la serie de correspondencias que ha de vivir el alma, tanto se refiera a efectos negativos como a positivos. Karma es una palabra sánscrita que nos viene a indicar el flujo de deudas y beneficios, de situaciones penosas y limitaciones, como de efectos eficaces que, gracias a una previa disposición, nos hemos creado. Así la Rueda de la Vida genera constantemente penalidades e infortunios, como el mejor lenitivo que utiliza la Ley Divina para que lleguemos a superar aquellos aspectos que niegan la manifestación de nuestra alma.

         Según esta Ley, el karma promoverá para el ser humano situaciones precisas, límites como beneficios que derivan hacia la vida según previamente hayamos manifestado nuestra actitud. La energía que acompaña a cualquier intención impacta en el mundo causal, estableciendo huellas energéticas que con posterioridad se señalarán en la existencia. Así el que seamos feos o guapos, el que hayamos nacido en una familia pobre o adinerada, estemos integrados en una cultura, raza o situación social, el que padezcamos una enfermedad concreta… etc, no sucede por azar, sino que sucede como consecuencia natural de la vibración que previamente nuestro Ser ha diseñado en los planos superiores de la conciencia.

Este proceso que de forma suscinta hemos señalado tendrá que ver tanto con las circunstancias positivas como con las negativas, ya que es simple energía la que procede y diseña nuestra realidad. La energía alterna, confusa, impresionable, inarmónica… etc, creará efectos negativos, mientras que si la experiencia está impregnada de positividad creará efectos útiles y positivos. La resistencia de la mente humana a no sufrir, a no experimentar condiciones o situaciones que amenacen al Yo, se convertirá en una trampa energética que originará más y más condiciones. Es por ello que cuando un individuo fluye adecuadamente afecta positivamente a su karma, mientras que cuando se resite crea más condición.

         El alma, al encontrarse enclaustrada por las formalidades que el «Ego» dispone en la emoción y en la psiquis, requiere continuamente de esta medicina causal a la que llamamos karma, para que el plan evolutivo pueda seguir su curso. No obstante, la compensación del fruto que somos capaces de promover con la actitud favorece múltiples beneficios, bien se haga de forma consciente como inconsciente. Gracias a esta visión amplia de la realidad podremos comprender que en la Rueda de la Vida somos retribuidos adecuadamente, a veces a través de experiencias que se encuentran muy al margen de lo que nuestra mente concreta puede interpretar como apropiado y deseable.

En relación a esto, el tener muchos bienes personales no tiene que ser considerado precisamente como un beneficio, si condiciona radicalmente nuestra personalidad o desarrolla en extremo la ambición; como, de igual manera, el hecho de padecer una prueba de austeridad puede llegar a ser muy beneficioso para nuestro desarrollo personal, puesto que instruye en el desapego y nos ayuda a sentirnos más fortalecidos y autónomos.

Esta Ley justa y retributiva permite no tan sólo comprender lo que anteriormente no comprendimos, sino que, además, acerca al individuo la compasión como un aspecto fundamental en el desarrollo consciente, ya que mediante ella llegamos a entender que cuando herimos a alguien, cuando de alguna manera volcamos nuestra inconsciencia en lo ajeno, se produce un efecto de compensación que a nosotros mismos no daña, sufriendo las molestas consecuencias de la acción.

La mente dual asocia automáticamente sus propios valores, el sentido de lo bueno y lo malo según es educada en las condiciones que afectan al Yo. Esto nos convierte en seres tremendamente subjetivos, intérpretes de las experiencias que vivimos según la serie de consideraciones sociales y personales que hallamos asociado a la psiquis. En cambio, el mundo de las causas distribuye las condiciones formales por las que pasamos sin tener en cuenta nuestra arbitrariedad. Él nos influye desde una perspectiva que sólo podremos entender cuando aprendemos a prescindir de la indumentaria «egoica» que nos envuelve, comprendiendo así el móvil causal que determina precisos efectos.

         La exacta matemática del universo no dispensa nada al azar, ni en manos de una casualidad arbitraria y caprichosa que nos lleve a sufrir gracias a un determinismo cósmico que muchas mentes agnósticas ni siquiera necesitan explicarse. Así que a nuestro mundo —como a cada uno de los seres que lo habitan— lo mueven exactas tensiones que favorecen su devenir, por mucho que a través de la mente lógica no lleguemos a encontrar satisfactorias deducciones.

         El iniciado asume la Ley de correspondencias a la que se ve sujeta su existencia cuando alcanza la equilibrada perspectiva que le hace entender que en el mundo estimulante donde vive todo es relativo; y que, en cualquier caso, todo acontecimiento es una proposición para que él pueda activar la conciencia y liberarse de los añadidos energéticos que carga su personalidad. Asimismo, entenderemos que el karma se manifiesta para el alma humana de forma muy diferente a como lo hace para el alma espiritual o divina. Cuando esta Ley se ha de aplicar a los grandes maestros, a los seres espirituales que habitan dimensiones no físicas, se denomina Ley de la Katancia, un aspecto de correspondencias especiales que requerirá, por decir así, la corresponsabilidad del mundo en el que se evoluciona.

Si bien existen unas correspondencias continuas para el alma humana trazadas por esta Ley, a veces la inconsciencia del hombre se empeña en crearse una condición sin que estuviera dispuesta según concordancias previas de su actitud. Así el estado de dormidez del individuo origina accidentes y limites, haciendo que nuestra acción compulsiva y pasional reproduzca nuevos efectos contradictorios.

(Extracto del libro «LA BALANZA DORADA» ESTUDIO DE LAS 48 LEYES QUE NOS GOBIERNAN, editado por nuestro Departamento Editorial. Para más información, ver publicaciones en nuestra Web: www.cepaluz.com)

  

NOTA 111.-    EL KARMA DE LA INACCIÓN

¿Habían oído hablar antes sobre el karma de la inacción? Ustedes piensan que el karma sólo puede generarse como consecuencia de sus acciones, mas no es así.

Imaginen que alguien se dirige a ustedes en busca de ayuda y ustedes no desean dársela. ¿Crearían karma en ese caso, teniendo en cuenta que ustedes no habrían hecho nada? ¿No harían algún esfuerzo para ayudar a la persona que acude a ustedes?

Mucha gente en la Tierra crea karma justamente por no realizar ninguna acción en el momento en que hay que actuar. La Ley Divina estipula que ustedes crean consecuencias nefastas incluso en aquellos casos en que no realizan acción alguna.

El ser humano llega al mundo con el fin de acumular experiencias y actuar. Por lo tanto, al desviarse de una acción, generan karma. Recuerden que el karma es la Ley de las correspondencias que deriva hacia la vida del mundo causal, energía canalizada con conciencia o erróneamente cuando realizamos actividades incorrectas. Si ustedes usan la Energía Divina que fluye en su campo anímico en conformidad con la Ley Divina, entonces generan adecuadas correspondencias. Si usan incorrectamente la Energía Divina, ésta se acumula en sus cuerpos inferiores en forma de energía negativa. Esta energía, en conformidad con la Ley Divina, les atrae esas situaciones con las que necesitan lidiar una y otra vez con experiencias incómodas, con el fin de aprender una lección, tomar las decisiones correctas para así poder sanar su alma.

Por ejemplo, en el caso de albergar algún tipo de envidia y difamar o calumniar, crean karma negativo. Y ese karma regresará a ustedes a través de situaciones en las que se verán expuestos exactamente a las mismas acciones. Entonces, podrán ser objeto de envidias, insultos o lenguas venenosas.  

A fin de saldar nuestro karma negativo, conviene enfrentar dichas situaciones con humildad y conciencia, sin juzgar a sus agresores y perdonando cuantas veces sea necesario a quienes les ocasionen daño.

Esa es la razón por la cual decía Jesús que se debe perdonar «hasta siete veces setenta». Ustedes nunca saben cuántas veces en vidas anteriores han insultado a la gente y se han visto comprometidos en acciones indecorosas.

Pero volvamos a nuestro punto sobre el karma de la inactividad. Por ejemplo, una persona se dirige a ustedes en busca de ayuda y ustedes se niegan a ofrecérsela. Estarían creando consecuencias negativas por ello, teniendo en cuenta que ustedes no estarían haciendo uso de la energía divina que se les brinda a través de su realidad personal para obrar. Simplemente no hacen nada. Esta situación no es tan simple como parece. Que ustedes creen karma negativo o no depende de muchas circunstancias.

Cuando el individuo logra un cierto nivel espiritual, se encuentra obligado no sólo a su propia auto-observación, sino también a ayudar a otros a escapar de situaciones en las cuales puedan crear condiciones nefastas para la vida.

Ustedes deberán ayudar siempre a la gente que acuda a ustedes en busca de ayuda. Los sentimientos y motivos que les conducen a tomar una decisión hacen que ustedes creen karma constantemente. Por ejemplo, si sus intenciones son las de darle una lección a esa persona que viene en busca de vuestra ayuda, o se complacen por el hecho que alguien venga a humillarse ante ustedes, o simplemente, son demasiado perezosos para ofrecer esta ayuda o la avaricia los domina… cada uno de estos motivos son la verdadera razón de su negación a ayudar. Son cualidades no-divinas y ustedes crean dolor y confusión al fomentarlas.

Por lo tanto, antes de rechazar a una persona que les haya solicitado ayuda, consideren siempre y cuidadosamente todos los «pros» y todos los «contras».

La riqueza y cualidades son dados como una oportunidad de liberar karma. Por lo tanto, una persona a quien se le haya otorgado una enorme riqueza o capacidades personales para que pueda liberarse de su karma, tendrá que analizar muy concienzudamente lo que puede hacer con dicha riqueza con el fin de ayudar a los demás y cooperar con el proceso de su evolución.

(Nota basada en un artículo recibido vía Internet) www.cepaluz.com

www.cepaluz.com

          

También se la denomina Ley de acción y reacción, ya que a toda acción le corresponde una consecuencia natural que deriva de la misma energía que produce. Cada acto libera una concreta energía, lo que producirá en el espacio-tiempo una correspondencia puntual. A todo síntoma en la vida, a una herida, a un dolor, a una enfermedad, a cualquier situación por la que pasamos, le corresponde una causa donde se apoya; en consecuencia, la causa es el origen desde donde se manifiesta cualquier efecto físico.

         Podríamos decir que una experiencia concreta emite una vibración que impresiona al campo vital, esta vibración repercute en el campo astral, afectando a nuestra alma y, por ende, al inconsciente, de ahí derivará hacia el campo mental creando un diseño electromagnético en lo que llamamos la psiquis, para finalmente producir una huella en el mundo de las causas. El ordenador causal, por decir así, deriva una correspondencia precisa de esa experiencia, afectando al campo mental, al campo astral, repercutiendo en consecuencias concretas en nuestro campo vital, para llegar a manifestarse, por último, en lo físico.

         Según esta Ley todo lo que sucede en el universo tiene un sentido cósmico, ya que cada entidad espiritual está sostenida por las previas condiciones que dan origen a su creación y a aquello que lo ha de conectar con su mundo. Esta cuestión debe ser comprendida desde el punto de vista constelar, desde la formación de soles y planetas, desde la realidad de un país, la formación de una civilización, una raza o bien las causas que determinan que una familia o grupo social estén compuestos por determinadas almas.

El mundo de las Causas se establece para ordenar todas las experiencias, para fijar, como si de una gran computadora se tratara, todas las posibles conexiones de la energía activa, produciendo significativos efectos y correlaciones. En la medida en que un ser humano, gracias a su discernimiento, es capaz de conectarse mentalmente con el mundo de las causas, puede prevenir o anticiparse a los acontecimientos que vive. Quiere decirse que hay hombre causales que llegan a desarrollar esa visión profunda de lo que acontece o es susceptible de acontecer. De esta manera la conciencia permite al alma humana trascender lo temporal, la ilusión mediante la cual nos parece que los acontecimientos suceden de forma lineal, dándonos una visión integral de la vida en donde las correspondencias se plasman.

No obstante, hay personas que ya reciben esta información de forma intuitiva, sin que previamente se haya dado en ellos un desarrollo espiritual. Estas personas, evidente-mente sensitivas, pueden captar desde el mundo causal acontecimientos pasados como futuros, caso de personas que reciben, de alguna manera, información de una catástrofe que va a suceder. Por ejemplo el caso de Calpurnia, la esposa de Julio César, cuando soñó días antes cómo se iba a producir la muerte de su marido; el caso de la profecía que indicaba cómo el príncipe griego Atis moriría de una flecha en plena juventud, vaticinio que obligó a su padre Creso a proteger al niño desde muy tierna edad, sin resultado alguno; el mensaje profético que tuvo una vidente del hundimiento del Titanic días antes de que el barco zarpara, reportaje que hizo que algunos pasajeros anularan su billete, salvándose así de la tragedia; o bien de cómo Abraham Lincon soñó con las particularidades del asesino que más tarde le daría muerte.

Karma se entiende como la serie de correspondencias que ha de vivir el alma, tanto se refiera a efectos negativos como a positivos. Karma es una palabra sánscrita que nos viene a indicar el flujo de deudas y beneficios, de situaciones penosas y limitaciones, como de efectos eficaces que, gracias a una previa disposición, nos hemos creado. Así la Rueda de la Vida genera constantemente penalidades e infortunios, como el mejor lenitivo que utiliza la Ley Divina para que lleguemos a superar aquellos aspectos que niegan la manifestación de nuestra alma.

         Según esta Ley, el karma promoverá para el ser humano situaciones precisas, límites como beneficios que derivan hacia la vida según previamente hayamos manifestado nuestra actitud. La energía que acompaña a cualquier intención impacta en el mundo causal, estableciendo huellas energéticas que con posterioridad se señalarán en la existencia. Así el que seamos feos o guapos, el que hayamos nacido en una familia pobre o adinerada, estemos integrados en una cultura, raza o situación social, el que padezcamos una enfermedad concreta… etc, no sucede por azar, sino que sucede como consecuencia natural de la vibración que previamente nuestro Ser ha diseñado en los planos superiores de la conciencia.

Este proceso que de forma suscinta hemos señalado tendrá que ver tanto con las circunstancias positivas como con las negativas, ya que es simple energía la que procede y diseña nuestra realidad. La energía alterna, confusa, impresionable, inarmónica… etc, creará efectos negativos, mientras que si la experiencia está impregnada de positividad creará efectos útiles y positivos. La resistencia de la mente humana a no sufrir, a no experimentar condiciones o situaciones que amenacen al Yo, se convertirá en una trampa energética que originará más y más condiciones. Es por ello que cuando un individuo fluye adecuadamente afecta positivamente a su karma, mientras que cuando se resite crea más condición.

         El alma, al encontrarse enclaustrada por las formalidades que el «Ego» dispone en la emoción y en la psiquis, requiere continuamente de esta medicina causal a la que llamamos karma, para que el plan evolutivo pueda seguir su curso. No obstante, la compensación del fruto que somos capaces de promover con la actitud favorece múltiples beneficios, bien se haga de forma consciente como inconsciente. Gracias a esta visión amplia de la realidad podremos comprender que en la Rueda de la Vida somos retribuidos adecuadamente, a veces a través de experiencias que se encuentran muy al margen de lo que nuestra mente concreta puede interpretar como apropiado y deseable.

En relación a esto, el tener muchos bienes personales no tiene que ser considerado precisamente como un beneficio, si condiciona radicalmente nuestra personalidad o desarrolla en extremo la ambición; como, de igual manera, el hecho de padecer una prueba de austeridad puede llegar a ser muy beneficioso para nuestro desarrollo personal, puesto que instruye en el desapego y nos ayuda a sentirnos más fortalecidos y autónomos.

Esta Ley justa y retributiva permite no tan sólo comprender lo que anteriormente no comprendimos, sino que, además, acerca al individuo la compasión como un aspecto fundamental en el desarrollo consciente, ya que mediante ella llegamos a entender que cuando herimos a alguien, cuando de alguna manera volcamos nuestra inconsciencia en lo ajeno, se produce un efecto de compensación que a nosotros mismos no daña, sufriendo las molestas consecuencias de la acción.

La mente dual asocia automáticamente sus propios valores, el sentido de lo bueno y lo malo según es educada en las condiciones que afectan al Yo. Esto nos convierte en seres tremendamente subjetivos, intérpretes de las experiencias que vivimos según la serie de consideraciones sociales y personales que hallamos asociado a la psiquis. En cambio, el mundo de las causas distribuye las condiciones formales por las que pasamos sin tener en cuenta nuestra arbitrariedad. Él nos influye desde una perspectiva que sólo podremos entender cuando aprendemos a prescindir de la indumentaria «egoica» que nos envuelve, comprendiendo así el móvil causal que determina precisos efectos.

         La exacta matemática del universo no dispensa nada al azar, ni en manos de una casualidad arbitraria y caprichosa que nos lleve a sufrir gracias a un determinismo cósmico que muchas mentes agnósticas ni siquiera necesitan explicarse. Así que a nuestro mundo —como a cada uno de los seres que lo habitan— lo mueven exactas tensiones que favorecen su devenir, por mucho que a través de la mente lógica no lleguemos a encontrar satisfactorias deducciones.

         El iniciado asume la Ley de correspondencias a la que se ve sujeta su existencia cuando alcanza la equilibrada perspectiva que le hace entender que en el mundo estimulante donde vive todo es relativo; y que, en cualquier caso, todo acontecimiento es una proposición para que él pueda activar la conciencia y liberarse de los añadidos energéticos que carga su personalidad. Asimismo, entenderemos que el karma se manifiesta para el alma humana de forma muy diferente a como lo hace para el alma espiritual o divina. Cuando esta Ley se ha de aplicar a los grandes maestros, a los seres espirituales que habitan dimensiones no físicas, se denomina Ley de la Katancia, un aspecto de correspondencias especiales que requerirá, por decir así, la corresponsabilidad del mundo en el que se evoluciona.

Si bien existen unas correspondencias continuas para el alma humana trazadas por esta Ley, a veces la inconsciencia del hombre se empeña en crearse una condición sin que estuviera dispuesta según concordancias previas de su actitud. Así el estado de dormidez del individuo origina accidentes y limites, haciendo que nuestra acción compulsiva y pasional reproduzca nuevos efectos contradictorios.

(Extracto del libro «LA BALANZA DORADA» ESTUDIO DE LAS 48 LEYES QUE NOS GOBIERNAN, editado por nuestro Departamento Editorial. Para más información, ver publicaciones en nuestra Web: www.cepaluz.com)

  

NOTA 111.-    EL KARMA DE LA INACCIÓN

¿Habían oído hablar antes sobre el karma de la inacción? Ustedes piensan que el karma sólo puede generarse como consecuencia de sus acciones, mas no es así.

Imaginen que alguien se dirige a ustedes en busca de ayuda y ustedes no desean dársela. ¿Crearían karma en ese caso, teniendo en cuenta que ustedes no habrían hecho nada? ¿No harían algún esfuerzo para ayudar a la persona que acude a ustedes?

Mucha gente en la Tierra crea karma justamente por no realizar ninguna acción en el momento en que hay que actuar. La Ley Divina estipula que ustedes crean consecuencias nefastas incluso en aquellos casos en que no realizan acción alguna.

El ser humano llega al mundo con el fin de acumular experiencias y actuar. Por lo tanto, al desviarse de una acción, generan karma. Recuerden que el karma es la Ley de las correspondencias que deriva hacia la vida del mundo causal, energía canalizada con conciencia o erróneamente cuando realizamos actividades incorrectas. Si ustedes usan la Energía Divina que fluye en su campo anímico en conformidad con la Ley Divina, entonces generan adecuadas correspondencias. Si usan incorrectamente la Energía Divina, ésta se acumula en sus cuerpos inferiores en forma de energía negativa. Esta energía, en conformidad con la Ley Divina, les atrae esas situaciones con las que necesitan lidiar una y otra vez con experiencias incómodas, con el fin de aprender una lección, tomar las decisiones correctas para así poder sanar su alma.

Por ejemplo, en el caso de albergar algún tipo de envidia y difamar o calumniar, crean karma negativo. Y ese karma regresará a ustedes a través de situaciones en las que se verán expuestos exactamente a las mismas acciones. Entonces, podrán ser objeto de envidias, insultos o lenguas venenosas.  

A fin de saldar nuestro karma negativo, conviene enfrentar dichas situaciones con humildad y conciencia, sin juzgar a sus agresores y perdonando cuantas veces sea necesario a quienes les ocasionen daño.

Esa es la razón por la cual decía Jesús que se debe perdonar «hasta siete veces setenta». Ustedes nunca saben cuántas veces en vidas anteriores han insultado a la gente y se han visto comprometidos en acciones indecorosas.

Pero volvamos a nuestro punto sobre el karma de la inactividad. Por ejemplo, una persona se dirige a ustedes en busca de ayuda y ustedes se niegan a ofrecérsela. Estarían creando consecuencias negativas por ello, teniendo en cuenta que ustedes no estarían haciendo uso de la energía divina que se les brinda a través de su realidad personal para obrar. Simplemente no hacen nada. Esta situación no es tan simple como parece. Que ustedes creen karma negativo o no depende de muchas circunstancias.

Cuando el individuo logra un cierto nivel espiritual, se encuentra obligado no sólo a su propia auto-observación, sino también a ayudar a otros a escapar de situaciones en las cuales puedan crear condiciones nefastas para la vida.

Ustedes deberán ayudar siempre a la gente que acuda a ustedes en busca de ayuda. Los sentimientos y motivos que les conducen a tomar una decisión hacen que ustedes creen karma constantemente. Por ejemplo, si sus intenciones son las de darle una lección a esa persona que viene en busca de vuestra ayuda, o se complacen por el hecho que alguien venga a humillarse ante ustedes, o simplemente, son demasiado perezosos para ofrecer esta ayuda o la avaricia los domina… cada uno de estos motivos son la verdadera razón de su negación a ayudar. Son cualidades no-divinas y ustedes crean dolor y confusión al fomentarlas.

Por lo tanto, antes de rechazar a una persona que les haya solicitado ayuda, consideren siempre y cuidadosamente todos los «pros» y todos los «contras».

La riqueza y cualidades son dados como una oportunidad de liberar karma. Por lo tanto, una persona a quien se le haya otorgado una enorme riqueza o capacidades personales para que pueda liberarse de su karma, tendrá que analizar muy concienzudamente lo que puede hacer con dicha riqueza con el fin de ayudar a los demás y cooperar con el proceso de su evolución.

(Nota basada en un artículo recibido vía Internet) www.cepaluz.com

          


                                   
                       

Por david_kether - 4 de Abril, 2008, 17:26, Categoría: General
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)

Testimonio de un Soldado - OVNIs en la Guerra de Malvinas.

TESTIMONIO DE UN SOLDADO marzo 2006 Lo que voy a publicar, es el testimonio de un soldado en la guerra de Malvinas.
Estar frente a él, ha sido realmente diferente , ya que su emoción, no dejaba lugar a dudas de su experiencia.
Le pondremos de nombre Román, ya que aunque no le importaría decir su nombre, en lo personal, prefiero ocultarlo por seguridad.

DESGRABADO FIEL DEL RELATO

Lo que voy a comentar, justamente en el período de 1982,(estamos hablando entre el 4 y 10 de abril en la estancia El Cóndor, en Rio Gallegos,) esa estancia, en la actualidad, es el propietario quien fabrica pulloveres, Beneton, y esta ubicada en la ruta 3, es una olla, que tiene aproximadamente mas o menos 4 Has,en ese lugar estábamos haciendo un relevamiento y la seguridad de la estancia por el conflicto por Malvinas.
Llegado el horario de 2 a 3 de la mañana,nosotros estábamos durmiendo éramos unos de la guardia, y sentimos en la puerta que justamente la guardia que estaba haciendo custodia, uno de los soldados golpeaba desesperadamente la puerta en el lugar donde estábamos durmiendo, que nos llamó mucho la atención, porque era una desesperación terrible, como que había visto un monstruo, una cosa así.
Cuando abro mis ojos,una iluminación en el exterior muy blanca, como los reflectores en una cancha de futbol iluminan el campo de juego, pero con algo que me llamo la atención que era justamente, estaba nevando, había mucho viento pero en el círculo donde estaba esa luz, había un silencio una tranquilidad y que incluso la atmósfera y el clima era templado, y tambien observé que los otros 2 soldados que estaban afuera, observaban hacia el cielo, había una nave gigantesca con luces, no redonda, yo la vi como un cuerpo ovalado donde en el centro, a mi me daba la impresión que estaba viendo las estrellas, pero las luces venían de los laterales con un movimiento muy suave . Salimos los que estábamos dentro de la casa, nos quedamos mirándola por mas o menos 15 minutos , no nos dio temor, sino una tranquilidad; en un momento dado toma un movimiento muy suave y desaparece entre los cerros a gran velocidad, en apenas segundos, lo que fue insólito también es que cuando desapareció,
volvió la nieve y el viento, eso fue un golpe también para nosotros.
Bueno ahí nos quedamos todos, nos miramos como asustados pero de lo que habíamos vivido, nos callamos.
A la mañana siguiente aparece un helicóptero de ejército con personal militar y no parecían argentinos, pense que eran americanos, nos juntan a todos, nos reúnen en un lugar y nos trasladan a un sector de un regimiento que es el regimiento de infantería mecanizado 24, ahí nos llevan a una habitación, nos sacan todos los elementos de armamentos que teníamos y nos dejan nada mas que con remera, pantalón bombacha, borceguíes sin cordón, y nos encierran en una habitación; al término de una hora y media, nos llevan a otra habitación paralela, que estaba al lado del lugar y nos empiezan a hablar de que lo que habíamos visto, por el tema del conflicto de Malvinas podía ser un armamento nuevo inglés, o algo por el estilo, y esto no coincidía en nada, con lo que pensábamos, creíamos que se trataba de algo no natural, que no era de la tierra, pero nos decían que no debíamos hablar del tema con nadie.
Nos trasladan a otro lugar, una habitación mas grande tipo galpón, donde encontramos a otro grupo de soldados y suboficiales,resulta que esos suboficiales, nos pusimos a hablar, había un sargento que yo conocia, no se el nombre, nos conocíamos de vista y por haber charlado en otra oportunidad por órdenes , que era un hombre muy fuerte muy enérgico, en ese sentido muy duro y maduro en sus decisiones , cuando lo vi, estaba totalmente quebrado como perdido y me puse a preguntarle que es lo que le había pasado a ellos y resulta que cuando nosotros habíamos visto esta nave, voló sobre los cerros, y tomó el camino de lo que era la ruta 3, en el mismo momento en que ellos vieron la luz, cierran los ojos,y aparecieron luego en otro lugar a 3 Km de distancia desparramados todos los soldados. Que es lo que estoy diciendo, imagínense sentados todos en un camión atrás y que cierra los ojos y al abrirlos aparece en el medio del campo.
Asi pasó con 2 camiones de ejército y un camión de Y.P.F.que en ese momento el chofer, apareció en el camión pero a 3 Km de distancia, cerca del puesto de gendarmería , todos los soldados que se desvanecieron en esos segundos ,y que aparecieron en otro lugar,( alrededor de entre 2 y 3 Km), habían vivido una experiencia, que no era la misma que vivimos nosotros; y el tema principal, era que justamente también , no hablaran ni dijeran nada.
Después de eso, el comando de ejército , nos dividió a cada uno independientemente ,cada uno fue al conflicto en lugares distintos, donde nunca mas volvimos a vernos.
Esto lo estoy contando hoy, en la fecha 14 de Enero del 2006, y lo que estoy hablando fue en 1982 ;me animo a hablarlo por un elemento que vi, que me dio la respuesta por qué yo veía transparente esa nave.
Es una anécdota que yo tengo de un hecho real, que estoy facilitando a la gente del museo de los ovnis, para que pueda sacar esta nota, es mi agradecimiento a esta gente que esta dando a conocer en este momento, cosas que pasan en el mundo y me parece muy importante empezar a nombrarlas y a comentar las vivencias. Muchas gracias. Roman

Hasta aquí, el testimonio de un soldado de Malvinas, que no sólo debió vivir, el flagelo de la guerra, sino también de lo que ni siquiera pudieron comentarse los que participaron de esa tremenda vivencia.
A su pedido, he desgrabado sus comentarios, porque es su deseo que todos sepan otra de las cosas que tuvieron que soportar los soldados argentinos, algo que no pertenece ni va a quedar en la historia, pero que gracias a un hombre que se dio cuenta de lo que hoy sucede, decidió compartir con todos su experiencia.
Silvia Perez Simondini


Fuente: Visión OVNI - Entre Ríos (Arg)
Agradezco a: Silvia y Andrea Simondini
y a todo su equipo de investigación
http://www.visionovni.com.ar/victoria.html#soldado

Informó: Guillermo Daniel Giménez - Argentina

Por david_kether - 4 de Abril, 2008, 12:48, Categoría: O.V.N.I.s
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)

9. El camino al éxito y la felicidad personal

"Ciertamente el mundo nos devuelve lo que depositemos en él. Si reímos también ríe, y si lloramos aparece el reflejo con triste semblante". Orison Swett Marden

Si nos preguntaran cuales son las tres cosas que con mayor anhelo deseamos atraer a nuestra vida, la gran mayoría respondería: salud, riqueza y felicidad; pero si la pregunta se enfocara en la mayor de las tres, con seguridad, la mayoría escogería la felicidad.

En el primer capítulo veíamos como todo ser humano anda en la eterna búsqueda de la felicidad. Todos nos esforzamos en mejorar nuestras condiciones de vida, en vivir con mayor desahogo y en librarnos de tareas duras, creyendo que todo esto nos dará la felicidad. Pero lo cierto es que quien ha salido en busca de la felicidad ha descubierto que es imposible hallarla si va detrás de ella, porque ésta surge de las acciones correctas y el corazón generoso, y no es el resultado de perseguirla hasta acorralarla. Sin integridad, generosidad y rectitud de pensamiento, ni la más grande riqueza nos proporcionará felicidad. Muchos han sido los que al no actuar con rectitud son infelices, a pesar de tener satisfechas todas sus necesidades materiales. En cambio, han sido muchas las personas que aún frente a muy adversas circunstancias encontraron felicidad, sólo por haber obrado con justicia.

Todos creemos que encontraremos la verdadera felicidad si logramos atraer y procurar mayores comodidades, o alcanzar una mejor posición que la que tenemos. Pero lo cierto es que la felicidad no es el resultado de satisfacer nuestros apetitos y deseos, sino que es fruto del esfuerzo noble y de la vida útil.

La felicidad aparece cuando decimos una palabra afectuosa a quien necesita oírla, cuando actuamos de manera noble o tenemos un impulso generoso. La sentimos con cada pensamiento recto, con cada palabra o acción compasiva, así no la estemos buscando. Nuestro error está en que la buscamos donde no existe: en lo transitorio y perecedero. Ella surge de dar y entregar, no de recibir y retener. Quien ande en busca de la felicidad, debe recordar que dondequiera que vaya sólo logrará atraer lo que haya llevado consigo. Es imposible encontrar a nuestro alrededor algo que no se encuentre en nuestro interior.

Sin querer decir que está mal desear gozar de un mejor estilo de vida, debemos recordar que jamás seremos felices atesorando riquezas, por valiosas que sean, ya que lo que el ser humano es, y no lo que tiene, es lo que labra su felicidad o su infortunio.

El corazón humano siempre está hambriento; pero la infelicidad es el hambre de adquirir, mientras que la felicidad es el ansia de dar.

Ésta es quizás una de las consecuencias más importantes de la ley de la atracción: La felicidad es el premio de los servicios prestados a nuestros semejantes, del esfuerzo por desempeñar nuestro papel y cumplir nuestro deber con el mundo. Se deriva del deseo de ser útil, de mejorar el mundo de modo que haya menos penas en él a causa de nuestros esfuerzos. Las palabras de aliento, la ayuda no solicitada pero oportuna, el trato amable, los deberes fielmente cumplidos, los servicios desinteresados, la amistad, el afecto y el amor, son sentimientos y actitudes que, no obstante su sencillez, nos ayudan a atraer hacia nosotros la paz y la felicidad que pocas otras cosas nos pueden proporcionar.

La visión y los ideales crean tu realidad

Valora tu visión y tus ideales; valora la música que mueve tu corazón y los sueños que se forman en tu mente. Si te mantienes fiel a ellos, crearás las condiciones propicias y el ambiente favorable para construir tu mundo. Pocas cosas te permitirán atraer la felicidad y el éxito a tu vida de la manera que lo hace el saber que estás viviendo una vida con propósito. Es casi imposible encontrar una persona en un estado de profunda angustia o depresión, que esté persiguiendo activamente sus sueños y metas con valor y deseo. Una vida guiada por nobles ideales no es terreno fértil para los pobres hábitos y las emociones negativas.

De igual manera, los deseos mezquinos no pueden ser gratificados, ni las aspiraciones puras morir sin recompensa. Esto iría contra las leyes naturales. Sueña nobles sueños y te convertirás en el producto de dichos sueños. Tu visión es la promesa de lo que un día serás. Tu ideal es la profecía de lo que un día llegarás a revelar. Si tus circunstancias no son de tu agrado, tú puedes cambiarlas, concibiendo un gran ideal y luchando por alcanzarlo.

Imagínate a un joven oprimido por la pobreza; confinado a largas horas de trabajo en un lugar insalubre, con pocas o ninguna oportunidad de ascenso; sin estudios, y sin haber desarrollado ningún talento o habilidad especial.

Sin embargo, él sueña con cosas mejores. Concibe y crea con su mente una condición de vida ideal. Con el tiempo, esta visión de una mayor libertad y un nivel de vida más elevado toman posesión de él; el apremio y la urgencia lo impulsan a actuar, y utiliza todo su tiempo y sus medios en el desarrollo de los poderes y talentos que se encuentran dentro de sí.

Muy pronto su nuevo estado mental hace que aquel taller donde trabaja no pueda retenerlo más. Se ha convertido en algo tan fuera de armonía con sus pensamientos que, finalmente es descartado como quien se deshace de un par de zapatos viejos, y, al aumentar las oportunidades que encajan con su creciente poder, sus circunstancias pasadas dejan de ser parte de su realidad para siempre.

Años más tarde, este joven se convierte en un hombre, dueño de poderes mentales inigualables que aprovecha y que al ser utilizados le permiten crear una influencia que se expande a través de todo el mundo. En sus manos toma las riendas de responsabilidades gigantescas; cuando habla transforma vidas; hombres y mujeres utilizan sus ideas para moldear con ellas su propio carácter.

Ahora es como un eje luminoso alrededor del que giran innumerables destinos. Ha podido influenciar muchas vidas, y su ejemplo ha sido seguido por otros, todo como resultado de haber perseguido con entusiasmo la visión y los ideales de su juventud. Esto es lo que puede suceder si aceptas el reto de salir tras tus propios ideales.

El espíritu de gratitud: fuente de prosperidad

A lo largo de los capítulos anteriores hemos visto, una y otra vez, que el primer paso para atraer hacia nosotros una vida de éxito y prosperidad requiere formar en nuestra mente una idea clara de lo que deseamos lograr. Una vez hecho esto debemos comunicarla al universo y reclamarla con fe en que sucederá.

Sin embargo, para que funcione es necesario desarrollar una relación armoniosa con el universo. Y esta relación armoniosa, y el proceso mental de ajuste y sintonía que requiere puede ser resumido en una sola palabra: Gratitud.

La falta de gratitud mantiene en la pobreza incluso a aquellas personas que han organizado sus vidas correctamente en todos los otros sentidos. La persona agradecida atrae hacia sí la riqueza con mayor facilidad que la que nunca se detiene a agradecer nada. Entre más agradecidos estemos por todas las cosas buenas que nos llegan, más habremos de recibir, y más rápido, ya que la actitud de agradecimiento nos acerca a la fuente de donde provienen las riquezas.

La gratitud mantiene tu mente en una armonía más cercana con las energías creativas del universo. Si lo consideras con detenimiento verás que es verdad. Las cosas buenas que tienes te han llegado obedeciendo ciertas leyes. La gratitud llevará tu mente hacia aquello que origina la riqueza, te mantendrá en armonía cercana con el pensamiento creativo y te advertirá cuando estés a punto de caer en el pensamiento errado.

Siguiendo el postulado de la ley de la causa y el efecto es fácil ver que la gratitud que tu mente exprese por cualquier cosa y hacia cualquier persona, no sólo llegará a su destino, sino que generará una respuesta instantánea hacia ti. Si tu gratitud es fuerte y constante, la respuesta será igual; el movimiento de las cosas será siempre hacia ti.

Pero el valor de la gratitud no sólo consiste en que logra conseguirte más cosas en el futuro. Sin ella es imposible experimentar total satisfacción con las cosas como son actualmente.

Si permites que tu mente se sumerja en la desesperación de las angustias de la vida cotidiana, empiezas a dudar y a perder la firmeza. Cuando fijas tu atención en lo pobre, lo débil y lo malo, tu mente toma la forma de estos elementos negativos. Como resultado de ello, lo pobre, lo débil y lo malo se sentirán atraídos hacia ti. Si le permites a tu mente que se sumerja en lo inferior, te volverás inferior y te rodearás de cosas inferiores. Pero, si te fijas en lo mejor, te rodearás con lo mejor, y serás lo mejor.

También, la fe crece con la gratitud. La mente agradecida siempre espera cosas buenas, y esta esperanza engendra fe. La actitud de gratitud produce una mayor fe, y cada vez que agradecemos la aumentamos. Quien no tiene sentimiento de gratitud no puede mantener la fe, y sin ella no prospera.

Por lo tanto, es necesario cultivar el hábito del agradecimiento por todo lo bueno que ocurre en nuestras vidas, y hacerlo continuamente. ♣♣♣♣♣♣♣♣♣

Por david_kether - 4 de Abril, 2008, 12:21, Categoría: Ley de atraccion.
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)

EL AURA Y SUS COLORES


Visión del Aura

Ver el aura es importante para, ya que esto significa ver la energía de las
cosas. A la hora de hacer TK si podemos ver nuestra energía + la del objeto en cuestión se nos será más fácil juntar ambas energías y así mover el objeto.

EL AURA

El aura es un campo de energía que rodea a todos los seres vivos. Cada color representa un diferente aspecto o cualidad de la persona o cosa. Leer auras puede ayudar o ser de utilidad para determinar si se debe confrontar a una persona en un cierto momento, que puedes hacer para mejorar tu condición actual, saber como está el ambiente a tu alrededor, etc. Siempre que tu tienes contacto con alguien, tu aura reacciona a la de esa persona. Si la frecuencia de tu aura es compatible con la de él o ella, te adaptarás rápidamente a esa persona y te sentirás atraído/a a ellos. Si ese no es el caso, sentirás disgusto por esa persona y no te agradará. Todo tiene un aura. Nosotros hemos sido "entrenados" para no verla, pero con un poco de práctica muchas personas pueden aprender a verlas y a leerlas. Al principio quizás te resulte difícil poder ver los colores del aura. La mayoría de las veces, los principiantes o novatos verán colores pálidos como el amarillo y el blanco. Cuando el tiempo transcurra y con práctica, te darás cuenta que los colores se tornan más brillantes a tus ojos y más fáciles de leer. Un poco de paciencia lo guiará por el camino hacia el triunfo.

EJERCICIO SENCILLO PARA APRENDER VER EL AURA

Antes que nada, encontrar un lugar donde no estés rodeado de ningún tipo de luz fuerte; luces suaves son mejores para leer el aura. También necesitará un pedazo de papel color blanco lo suficientemente grande para poner toda tu mano en él.
Pon tu mano en el papel y relaja completamente los ojos. No mires fijamente a su mano, mejor mire a las áreas de la punta de los dedos y a los dedos. Después de un tiempo, si estás lo suficientemente relajado/a, comenzarás a ver una "niebla" alrededor de tu mano. Si mira el tiempo suficiente, empezará a ver colores. Los novatos usualmente logran ver sólo un color, pero a la medida que mejores podrás  ver más de un color a la vez. No te rindas si las primeras veces no ves nada.
Hace falta práctica para ser un buen "leedor de auras", y después de un tiempo te darás cuenta que no era tan difícil como pensabas que sería. También desearás tomar objetos que no tengan vida "aparente", como las rocas, para intentar ver sus auras. Esta puede ser una muy buena práctica.


COLORES DEL AURA

Rojo: el color de la fuerza, pasión poderosa y el deseo. El rojo oscuro puede simbolizar uno que tiene un temperamento fuerte y es nervioso o impulsivo. Todos los rojos están relacionados con tendencias nerviosas.

Anaranjado: el color de la creatividad, cordialidad y de la consideración. El anaranjado con dorado representa control de uno mismo.

Amarillo: el color de la actividad mental y el optimismo. Quizás quiera decir nuevas oportunidades de aprendizaje y de sabiduría. Un amarillo con dorado quiere decir que la persona tiene importancia por él o ella mismos. Un amarillo colorado puede decir que su dueño es tímido.

Verde: el color de la simpatía y la calma. Una persona que tenga verde en su aura puede ser muy buena para las artes curadoras y es muy confiable. Un verde oscuro puede mostrar que está celoso o inseguro.

Azul: el color de la calma y el silencio. Cualquier azul en el aura es bueno,
pero el azul oscuro es el mejor. Una persona con azul oscuro en su aura muestra que él (o ella) encontró su trabajo ideal en la vida. El azul a veces representa tendencia a ser depresivo o malhumorado.

Índigo y Violeta: los colores de alguien que está buscando algo en la vida.
Ellos representan la habilidad para manejar asuntos de forma práctica. Si son oscuros, representa que esa persona tiene obstáculos y sus sentimientos mal interpretados.

Negro: el color de la protección. Pude reflejar a una persona que está
escondiendo algo. También puede indicar que no está balanceado.

Rosa: el color del amor. Representa la compasión y posiblemente amor al arte y a la belleza. Rosa oscuro puede representar que la persona es inmadura.
Blanco: muchas veces, este es el primer color que usted logra ver en el aura. De todas maneras, cuando es un verdadero y fuerte color del aura, refleja pureza y verdad.

Marrón: esto puede reflejar que la persona es amante de la Tierra y que está estabilizando nuevas raíces.

Luces de Plata o Destellos: ver estos en el aura de una persona puede significar que está embarazada o, ya estuvo o estará. De todas maneras, no siempre es así. También puede decir que esa persona está aceptando una gran creatividad en su vida.

Pedazos Negros: la presencia de pedazos negros en el aura puede indicar que no está balanceado en algunas áreas. Esto quiere decir que la persona tiene malos hábitos que él (o ella) debería trabajar. La meditación ayuda a reducir estos pedazos, al igual que el ejercicio y la luz solar.

Por david_kether - 4 de Abril, 2008, 12:20, Categoría: General
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)

2008 podría ser el año cero de los viajes en el tiempo

Algunos físicos especulan con que el LCH de Ginebra pueda abrir una puerta espacio-temporal


El próximo mes de mayo se pone en marcha el laboratorio de física de partículas más grande del mundo, el Large Hadron Collinder (LCH) del CERN, en Ginebra. Con este impresionante laboratorio, los físicos esperan descubrir los secretos más íntimos de la materia, como si existe o no el hipotético bosón de Higgs. Dos matemáticos rusos aventuran además que el LCH podría servir para que se creen auténticos agujeros de gusano derivados del choque de los protones a una velocidad próxima a la de la luz. Pero otros físicos, como Lisa Randall y Patrick Meade, o Brian Cox, rechazan esta posibilidad. Por Yaiza Martínez.



Simulación de agujero negro en el LHC. Fuente: CERN.
El próximo mes de mayo se pondrá por fin en marcha el Large Hadron Collinder (LCH) o Gran Colisionador de Hadrones, un acelerador y colisionador de partículas localizado en el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear), cerca de Ginebra (Suiza).

Su objetivo será, en principio, dilucidar hasta límites jamás alcanzados el funcionamiento de lo infinitamente pequeño, es decir, de las partículas subatómicas, desentrañando enigmas que apasionan a los físicos teóricos, como la existencia o no del hipotético bosón de Higgs predicho por el Modelo Estándar de la Física de Partículas.

Pero, según dos matemáticos rusos, quizá el LCH sirva además para conseguir un objetivo “colateral” propio de los relatos más interesantes de la ciencia ficción: al hacer chocar a los protones a una velocidad próxima a la de la luz, podría accidentalmente formarse una puerta, o puertas diminutas, que permitirían viajar por el espacio-tiempo. Evocando esta posibilidad, New Scientist, considera que gracias al LHC, 2008 podría convertirse en el Año Cero de los viajes en el tiempo.

Alteración del espacio-tiempo

Irina Aref'eva e Igor Volovich, del Instituto de Matemáticas Steklov de Moscú, han publicado un artículo en el que explican que, si la escala de la gravedad cuántica es del orden de unos pocos TeVs (tera o trillones de electronvoltios, unidad de energía equivalente a la energía cinética que adquiere un electrón al ser acelerado por una diferencia de potencial en el vacío de 1 voltio), las colisiones entre protones del LHC podrían dar lugar a la formación de máquinas del tiempo (regiones de espacio-tiempo con curvas cerradas de tipo tiempo) que violarían el principio de causalidad.

Una curva cerrada de tipo tiempo o curva temporal cerrada (en inglés closed timelike curve o CTC) es la línea de universo o la trayectoria que sigue una partícula material en el espacio-tiempo de cuatro dimensiones. Esta partícula se encuentra cerrada en el espacio-tiempo, es decir, que es susceptible de regresar al mismo estado del que partió en el tiempo.

La posibilidad de una curva cerrada de tipo tiempo no es nueva, ya que fue planteada por primera vez en 1937 por Willem Jacob van Stockum. Más adelante, en 1949, fue evocada asimismo por Kurt Gödel. De probarse en el LHC de Ginebra la existencia de esta curva cerrada de tiempo o CTC, el hecho podría implicar al menos la posibilidad teórica de construir una máquina del tiempo, señalan los físicos.

Agujeros de gusano

Según los matemáticos rusos, el LHC podría generar un agujero de gusano capaz de ser atravesado, que es uno de los modelos hipotéticos de máquina del tiempo. Un agujero de gusano, también conocido como un puente de Einstein-Rosen, es una hipotética característica topológica del espacio-tiempo, descrita por las ecuaciones de la relatividad general, que constituye esencialmente un "atajo" a través del espacio y el tiempo.

Un agujero de gusano tiene por lo menos dos extremos, conectados a una única "garganta", pudiendo la materia 'viajar' de un extremo a otro pasando a través de esta garganta o túnel. El primer científico en teorizar sobre la existencia de agujeros de gusanos fue Ludwig Flamm en 1916 y desde entonces han sido objeto de debate en el seno de la comunidad científica.

Lo que vienen a decir los científicos rusos es que el LHC puede provocar accidentalmente la aparición de agujeros de gusano y abrir por primera vez en la historia la puerta de los viajes en el tiempo. Señalan que, bajo ciertas condiciones, las enormes ondas gravitacionales generadas por dos protones en colisión podrían abrir una puerta o desgarro en el tejido espacio-temporal, dando lugar a un túnel espacio-temporal que conectaría a nuestra época con el futuro.

Señalan al respecto que la energía contenida en partículas de una billonésima del tamaño de un mosquito sería suficiente para hacer cosas extraordinarias en sus alrededores.

El problema de los cálculos llevados a cabo por los matemáticos rusos para aventurar semejante posibilidad teórica es su margen de error, advierte no obstante Newscientist, ya que resulta imposible por ejemplo evaluar la energía necesaria para abrir esta “puerta”.

Otra posibilidad, señalan los científicos rusos, es que se formen agujeros negros diminutos en el LHC, bajo suelo Suizo, aunque añaden que estos pretendidos agujeros negros no podrían transportar a visitantes del futuro porque serían apenas un poco mayores que los átomos.

¿Demasiado optimismo ?

Irina Aref'eva e Igor Volovich son célebres miembros del Instituto Matemático Steklov, y llevan más de diez años interesados, entre otros temas, en la creación de agujeros negros a partir de las colisiones de partículas a niveles muy altos de energía, más allá de la masa de Planck (cantidad de masa que en ciertas condiciones generaría una densidad igual a la del Universo en el tiempo de Planck, es decir, de su creación).

La propuesta de estos científicos rusos no ha dejado indiferente a la comunidad científica. La física teórica Lisa Randall, una de las personas que, en 1999, propuso la teoría de los Universos como membranas, y Patrick Meade, físico del Institute for Advanced Studies (IAS) de Estados Unidos, han publicado recientemente un análisis bastante pesimista sobre las condiciones de producción de agujeros negros en el LHC.

En un artículo dedicado también al LHC, estos científicos señalan que ciertas simplificaciones en los cálculos de la producción de los mini-agujeros negros en el LHC habrían conducido a una imagen tramposa y demasiado optimista de la creación de dichos agujeros negros.

Otra voz crítica es la de Brian Cox, de la Universidad de Manchester, uno de los principales expertos británicos en física de partículas que participa en el proyecto LHC. En declaraciones a Skymania, Cox señaló que las colisiones de rayos cósmicos en la atmósfera superior son mucho más energéticas que cualquier cosa que podamos producir en el LHC. Además, han estado ocurriendo durante 5.000 millones de años y no han aparecido viajeros en el tiempo.

Los viajes en el tiempo

De cualquier forma, no deja de ser sorprendente el hecho de que, cuanto menos, se siga pensando y se intente demostrar, desde las matemáticas, que los viajes en el tiempo podrían llegar a producirse o que son una posibilidad.

En Tendencias21 hemos hablado anteriormente de esta hipótesis. Por ejemplo, el año pasado supimos que un científico israelí llamado Amos Ori había descubierto un modelo teórico para el viaje en el tiempo que podría permitir a las generaciones futuras desplazarse al pasado. Se conseguiría, teóricamente, con un bucle espacio-temporal fabricado con materia ordinaria y densidad de energía positiva.

Dos años antes, este mismo científico aseguraba haber resuelto una de las mayores dificultades para viajar en el tiempo utilizando el vacío que existe en el espacio.

Tal como explicamos en otro artículo, el físico norteamericano Kip Thorne fue el primero que, a mediados de los años ochenta, reflexionó sobre cómo podría fabricarse una máquina del tiempo. Davies explicó más tarde cómo la tecnología del siglo XXI facilitaría este cometido. Y, para Stephen Hawking, aunque considera que el viaje en el tiempo es incoherente, también ha señalado que la fabricación de la máquina del tiempo es más una cuestión de dinero que de física. Por último, Igor Novikov, desde la Universidad de Copenhague, investiga asimismo la capacidad de los agujeros negros para permitir el viaje a través del tiempo.

Las esperanzas renovadas de los matemáticos rusos por que exista esta posibilidad, radica en la enorme capacidad del El Gran Colisionador de Hadrones de Ginebra, que será el laboratorio de física de partículas más grande del mundo. Funcionará a 271 grados centígrados bajo cero y usará un túnel de 27 Km. de circunferencia. Gracias a esta proeza tecnológica, algunos secretos del comportamiento de las partículas subatómicas podrían ser revelados... y quizás el secreto de los hoy hipotéticos viajes en el tiempo.

Por david_kether - 4 de Abril, 2008, 12:13, Categoría: Ciencia
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)




<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Links
Asociacion independiente para defender la salud
ayuda-psicologica
bibianabryson
bibliotecapleyades
chamanaurbana
concienciame
conspiracionredmagdala
cronicasubterranea
Cuaderno de agua
Cursos gratis
despiertateya
ecoportal
El mundo en accion
el-amarna
elproyectomatriz
escuadrondelaverdad
escuadrondelaverdad
espiritualidad y politica
exopolitica
genciencia
Guiadeprogramasderadioytvdemisterio
hordashispanicas.
http://wabbblalogia.blogspot.com/
Informacion clasificada.
La foto astronomica del dia.
mundosinguerras
noticiaserb,otre forma de ver el mundo.
nuevamedicinahamer
numerologiapractica
paleoastronautica
peterpetrellisite
plural-21
portal de la comunidad de los escuadrones por la verdad
Prueba documental.
Rafapal
Red de Prensa No Alineados
reflexoyquiromasaje
Revista digital angulo 13.
saludnaturismovegetariano
sanacionysalud.
sinhumos
skyfind
Sociedad alternativa
Terapias de sonido.
the-end-in-the-world
tnopala Un paseo multidimensional en la aventura Humana
WIKI conspiracion
www.rebelion.org

 

Blog alojado en ZoomBlog.com